sábado, 2 de mayo de 2009

El ciruelo

Bellas alas le han crecido

para despegar del suelo.

El regazo del ciruelo

un refugio le ha ofrecido.


Como pájaro en su nido

sueña con llegar al cielo

para estar lejos del ruido

y olvidarse de los miedos.


Cuando la noche se asoma

ya tiene hambre y tiene frío.

Cuando el ogro se ha dormido

danzan lúgubres las sombras.


El temor ya está de sobra

puede bajar del ciruelo,

pero se ha roto el vestido...

¿Qué dirá la madre ahora?


Tema musical: Luchin, Víctor Jara, chileno.


1 comentario:

Diego de la Noche dijo...

Es un poema muy sentido, de intensa claridad, empleo de palabras sencillas que son realzadas por el ritmo y la temática. En estos versos
de singular transparencia hay sin duda una intención de entrega y una búsqueda del gran vuelo que la llevará a ser considera una de las
buenas autoras chilenas.

Diego de la Noche.