jueves, 22 de noviembre de 2007

Velocidad


























Siempre tuve miedo a conducir.
Siempre dije que lo último que compraría
sería un auto.

Pero hice el curso y decidí
ostentar la apariencia que el cargo merecía...
Tengo un auto.

La carretera es larga hasta el infinito.
El paisaje es hermoso, verde y soleado.
Viene un cerro tras otro, campos sembrados
y de tanto en tanto un animalito.

Voy sometiendo a todos los elementos.
Voy veloz proyectándome hacia el futuro
aunque nadie me espere ni tenga apuro.
No sé si algo busco o estoy huyendo...

Van quedando atrás autos y arboledas.
Va el motor rugiendo y el viento zumba.
La adrenalina pura que se acumula
no deja ver los postes ni las veredas.


El camino ahora es seco como un desierto.
A lo lejos diviso vegetación.
Continúo buscando aceleración,
mas no sé por qué ahora viajo en silencio.


Es un camino verde por la derecha.
Por la izquierda un muro rojo ladrillo.
Debe ser mi destino, acaba el camino
en el lugar preciso de la gran puerta.


No sé por qué sé que es aquí que vengo.
Con urgencia grito y golpeo la puerta.
Parece que salieron...
. . . Nadie contesta
Pero voy a esperar...
. . . Seguiré insistiendo.



Una voz suave de grácil tono
Dice -- ¡ya voy, espere sólo un segundo!
Surge la duda entonces: yo me pregunto:
éste, ¿será San Pedro... o será el otro?

Tema musical: Platoon, Vanagelis
Gentileza de Um Novo Encontro Musical




2 comentarios:

Ricardo Muñoz José dijo...

"No sé si estoy buscando algo o estoy huyendo". Qué cantidad de interpretaciones caben en ese verso, y qué cantidad de aplicaciones pueden encontrar lugar en nuestra vida diaria.

Estimada amiga, "Velocidad" es un poema que nos obligar a pisar el freno, y replantearnos muchas de las frivolidades a las que nos somete el mercado de consumo.
Me ha gustado y te dejo mis felicitaciones.

He recorrido tu página, y por eso puedo definirla con una sola palabra: excelente.

Espero que el cansancio no te acorrale , ni el desánimo de doblegue, y sigas entregada a la dura tarea de crear.

Ahora bien, quiero expresarte mi agradecimiento por el comentario que dejaste en mi blog (Linde5-otro enfoque), y en el post "Y dicen que el toro no sufre", cuya autoría pertenece a Carla. En dicho comentario nos haces saber que has escrito un pema sobre este tema. ¿Y si lo publicamos así lo leen todos? Ya habrás notado que Linde5 está vinculado con asociaciones de muchos países, y el hecho de que divulgues tu creacion será bien visto por todas ellas, ya que unanimemente se persigue despertar una conciencia solidaria para con los animales.

Pero, como no todo es malo, te invito a leer un texto titulado "El perro que venció al olvido". Te puedo asegurar que conocer esta historia es un buen aliciente para comenzar el nuevo año. La dirección es:

http://linde5-galeriadelasletras.bogspot.com/

No sé si en linde5-otro enfoque,has leído "La huella de un perro sin dueño".

Nuevamente te agradezco de corazón el haberte molestado en dejarnos tu opinión. Tus palabras también ayudarán a despertar conciencia.

Aprovecho la oportunidad para desearte un 2008 lleno de bonanza. Y que continue tu prolífica creación poética.

Salud y suerte.
Ricardo - Linde5

Clau dijo...

Estuve retirada y no contesté tu valioso comentario a tiempoo. Gracias por todo.
Claudina